Ahogar el silencio

Alejandro de Ita

La llegada de este virus y, con él, el recrudecimiento de las desigualdades perpetuadas por años me ha hecho evocar la consigna feminista: «Nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio». Pues no habrá justicia para nadie hasta que la haya para todas las personas. Pero mucho menos la habrá en silencio.

En la Riviera Maya todavía no hemos visto los peores efectos de la crisis económica que seguirá a la pandemia y el panorama ya se muestra desastroso. Decenas de hoteles y restaurantes han cerrado. Sigue el cierre de otras industrias. Cientos de personas han sido despedidas sin respeto a sus más básicos derechos laborales. Miles de familias están hoy en sus casas sin saber cómo harán frente a lo que viene. ¿Lo más aplastante? El silencio.

¿Dónde están los sindicatos? ¿Dónde está la autoridad laboral? ¿Dónde está la procuraduría del trabajo? ¿Dónde las juntas de conciliación y arbitraje? ¿Dónde están la ley y el Estado? Sólo hay silencio.

El Gobierno del Estado y los Ayuntamientos patalean. Se esfuerzan inútilmente para paliar la crisis, para hacer “algo”. Pero sus acciones, seguramente bienintencionadas, son poca cosa ante el invisible enemigo: no el virus sino la estructura política, económica y social que por años ha destruido silenciosamente la industria turística. Fallaron todas las instituciones. Sólo queda el mecanismo de autoprotección del aparato estatal: la policía. Vienen días de saqueos porque ¿qué otra cosa podría hacer una madre soltera o un padre de familia que es despedida/o de un día a otro, sin una indemnización legal? Vienen días de represión policiaca porque «hay que mantener la paz» y «los buenos ciudadanos no roban».

Hoy es el Coronavirus. Su grado pandémico hace imposible obviar las desigualdades de nuestras ciudades. Pero este no es un problema de hoy. Todos los años, al menos dos veces al año durante las temporadas bajas, los empresarios hoteleros cometen las mismas prácticas, desde luego, aprovechando la ignorancia de las/os trabajadoras/es sobre sus derechos laborales. Pero también con el consentimiento cómplice de las autoridades, los sindicatos y la «ciudadanía civil organizada», ese colectivo informe de ciudadanas/os bienhechores. ¿Qué más podrían hacer si bajaron las ventas?

Por eso es tiempo de alzar la voz. Quizás la llegada de una pandemia es lo que esta estructura económica opresiva requería para romperse. Lo fortuito haciendo las veces de la tan esperada revolución. Hoy otras formas de organización son posibles. Hoy no es el deseo de ver realizada una utopía lo que nos mueve, es la realidad misma la que nos obliga a pensarlas y a no descansar hasta verlas implementadas.

¿Podemos imaginarnos una industria turística centrada en sus trabajadoras/es y no en los beneficios para los accionistas, en su mayoría empresas extranjeras? La abolición absoluta de las prácticas laborales rapaces como las pagadoras, outsourcing, contratos temporales ilegales, días solidarios, entre otras. Un nuevo sindicalismo que defienda efectivamente los derechos laborales y vele por la continuidad del negocio. El reparto real de la participación de los trabajadores en las utilidades multimillonarias que se generan. La implementación de coberturas al ingreso turístico, similares a las petroleras, que garanticen el salario y las prestaciones durante el año. El desarrollo de un seguro estatal de desempleo para las posiciones que inevitablemente deban dejar de laborar durante las temporadas bajas. Y, por qué no, cooperativas de trabajadoras/es asumiendo la propiedad y operación de centros turísticos.

Nos corresponde hoy pensar otras formas de organización. Alzar la voz hasta ahogar el silencio. Demandar la ruptura total y definitiva de esta estructura económica corrupta. Que nunca más tengan la comodidad de nuestro silencio.

Publicado por Utopías Posibles

Un archivo de futuros que parecen imposibles, pero no lo son

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: